La Leyenda del Ojo de Horus

Según nos cuenta la mitología del antiguo Egipto, Horus, hijo de Isis y Osiris, era el dios del cielo, la luz y la bondad. Su ojo derecho representaba al sol y su ojo izquierdo a la luna. Cuando los abría nacía la luz y cuando los cerraba aparecía la oscuridad.

Estos dos ojos gemelos llamados Udjat, eran capaces de observar todo el mal que existía en el mundo.

Ahora bien… resumiendo bastante: Horus tenía un tío llamado Seth que asesinó a su padre (Osiris) y pretendía hacerse con el trono, por lo que Horus mantenía encarnizados combates contra él para vengar a su padre. En uno de esos enfrentamientos Seth le arrancó un ojo (el izquierdo), lo cortó en seis pedazos y lo esparció por todo Egipto.

Pero gracias a la intervención de Thot (que es el dios de la sabiduría, la escritura, la música) el ojo de Horus fue sustituido para que el dios pudiera recuperar la vista, con el detalle de que este nuevo ojo era especial y estaba dotado de cualidades mágicas.

¡He aquí la historia del famoso Ojo de Horus!

Veamos ahora, ¿qué representaba en aquellas épocas y a qué se lo asocia ahora? En tiempos remotos era frecuente colocarlos en las puertas de las tumbas, en los ataúdes y en los sarcófagos protegiendo a los cuerpos momificados contra el mal y garantizando el paso a la otra vida libres de dificultad.

Actualmente, compartiendo la herencia del antiguo Egipto, muchos atribuyen al "Ojo de Horus", la propiedad de protección ante la mirada maliciosa, ya que estas antiguas civilizaciones consideraban que el mismo poseía la cualidad de hacer bajar la vista del perverso anulando sus influencias negativas.


Biodanza en Córdoba

Cada ser humano es único, un milagro extraordinario de la creación en este Universo, pleno de posibilidades que esperan ser abiertas y desarrolladas

Clases regulares de Biodanza en Córdoba
Más información ...


Angelhada - Línea de productos vibracionales

 © Copyright 2009 - 2012, Andrea Garcia
 Diseñado por AG Diseño- garcia.adrian@gmail.com

Nota: Los productos de este sitio contribuyen a mejorar su calidad de vida. Sin embargo, no reemplazan al facultativo, ni pretenden curar ningún tipo de patología física ni mental. Los cursos y programas de capacitación son no oficiales. El material incluido en este sitio tiene fines meramente informativos y no constituye bajo ningún concepto recomendación para diagnosticar o tratar enfermedades o malestares físicos ni emocionales. Los cursos son no oficiales.